La ansiedad

octubre 17, 2021

LA ANSIEDAD

¿Qué es la ansiedad? El concepto de ansiedad tiene su origen en el término latino anxietas. Se trata de la connotación de una persona una conmoción, intranquilidad, nerviosismo y preocupación. una neurosis u otro tipo de enfermedad y que no permite la relajación y  el descanso del ser humano.

CAUSAS DE LA ANSIEDAD

Exploremos el temor. El diccionario the american heritage define el temor como la emoción y agitación causada por la expectación o realización del miedo. El temor del hambre. El temor del hambre hace que el hombre trabaje y siempre esté pensando en el pan material para el día de mañana. Temor de la gente. Cada persona ha sufrido en su vida tal vez un experiencia un problema emocional en su vida en relación con el temor de ser rechazado. Temor del futuro. Temor del futuro al lanzarnos a un nuevo siglo, nuevo año, nuevos proyectos y en especial, a la pandemia. 

EFECTOS DE LA ANSIEDAD

Algunos efectos en la sociedad son los siguientes. 

  1. Culpa. Sentido de culpa ya sea real o falsa genera un daño en las emociones de la persona en muchas ocasiones se puede sentir la culpa de la insuficiencia e inseguridad. Probablemente el sentido de culpa sea uno de los más grandes efectos de la ansiedad sobre nuestra gente. 
  2. Depresión. La depresión es parte de nuestra existencia y viajamos con ella desde nuestra niñez. A través de la depresión el ser humano se siente inutil, sin uso y de baja estima. 
  3. Fatiga. La fatiga es otro factor que a causa de ella, se usa la energía para el miedo a algo que sentimos cuando trabajamos demasiado en la fuerza laboral. La sentimos cuando queremos agradar a alguien. Puede ser que sentimos la fatiga cuando perdemos la autoestima en poder tener la aprobación de alguien o el público. 

REFLEXIÓN BÍBLICA TEOLÓGICA SOBRE LA ANSIEDAD.

Alfred Lord Tennyson, dijo en una ocasión, traer todos nuestros afanes a Dios. Sin lugar a dudas necesitamos a Dios en nuestras vidas hoy día para menguar y reducir la ansiedad. Nuestro Señor Jesucristo vivió su vida terrenal y sabemos que no lo hizo sin la ayuda del padre. El científico A N. Whitefield dice lo siguiente, un factor importante de la religiones es la base para nuestro optimismo, aparte de eso la vida humana llega a ser gozo miseria y dolor. 

Debemos de mirar a Jesús el hijo de Dios hasta que experimentemos la presencia real de Él en nuestras vidas, es entonces cuando podemos realizar y experimentar el deleite de Él así como la biblia nos exhorta a hacerlo. Especialmente debemos de recordar que Dios es amor y que a pesar de lo que somos y dónde estamos, Dios nos ama y que su amor y gracia nunca se apartan como no lo hizo en la tormenta en la mar cuando los discípulos tuvieron miedo. Pon los ojos en Jesús y no en las circunstancias de la vida.

Charles Spurgeon dijo; la ansiedad no nos librará de las preocupaciones del mañana sino sólo tratará de hacernos débiles, ansiedad es, confesión. La confesión es buena para el alma. La iglesia en el nuevo testamento siempre practicó la confesión y nos ayudaría si hiciéramos lo mismo. Santiago 5:16 dice:  confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados.

LA ORACIÓN EFICAZ DEL JUSTO PUEDE MUCHO.

La meditación también puede ser un factor para ayudarnos a realizar si estamos en afinación con Dios y con nosotros mismos, nos ayuda para meditar en nuestro prójimo y como está nuestra relación con Dios. Tengamos en mente que somos especiales ante los ojos de Dios. Echando toda vuestra ansiedad en Él porque Él tiene cuidado de vosotros. 1a de Pedro 5:7.

¿Qué pudiera ser una respuesta a la ansiedad desde la experiencia cristiana? lo siguiente nos podría ayudar a menguar nuestra ansiedad en nuestra vida. Primero, nos ayudaría si afirmamos la presencia de Dios en nuestras vidas. La presencia de Dios puede cambiarnos. Segundo, nos ayudaría si le adoramos en espíritu y en verdad. Dios es bueno al proveer el pan material y espiritual para nosotros, adorémosle y démosle gracias todo el tiempo. 

Practiquemos la adoración en privado y en público. Podemos seguir adelante con la seguridad que su espíritu está con nosotros.

Me gustaría cerrar este artículo con la afirmación del salmista: 

Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

Salmos 23:1-6

Amen y amen.

Por Mario Bernal Rodriguez

0 comentarios